Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

Featured Slider Styles

[Boxedwidth]

Display Grid Slider

No

Grid Slider Styles

Display Trending Posts

Yes

Display Author Bio

Yes

Display Instagram Footer

yes

Dark or Light Style

light

viernes, julio 08, 2016

Encontrando a mi campista interior: de GLAMPING en BigBerry, Eslovenia




Cuando me propusieron ir de Camping a Eslovenia, mi primera reacción fue de quedarme mirando a la pantalla con una ceja levantada. ¿Yo? ¿Camping? No es que tenga nada en contra de irse de camping, pero ya no tengo la espalda como para dormir en el suelo y, francamente, nunca se me ha dado bien montar tiendas de campaña.
 
Así que, ¿qué iba a hacer yo en la campiña eslovena? Pues camping no... ¡glamping!
 

¿Glamping en Eslovenia?

Empecemos por lo básico: Glamour + Camping = Glamping. Aunque el nombre es un poco horterilla, básicamente el concepto que hay detrás es coger lo mejor del camping (aire libre, naturaleza, libertad) y juntarlo con servicios propios de un hotel de lujo y sostenible.

Esta era la idea: descubrir Eslovenia descansando a la orilla de uno de los ríos más interesantes del país (el río Kolpa, además de estar en un Parque Natural protegido es frontera natural entre Eslovenia y Croacia), con toda la gadgetería y ventajas de una casa moderna y disfrutando de la cercanía de algunos de los productores más interesantes de productos ecológicos, tradicionales y sostenibles.



Y os digo ya de ya, que debería estar en la lista de experiencias únicas que merece la pena probar en Eslovenia, un país donde el amor por la naturaleza pertenece al propio ADN.

Así que para allí que me fuí. Iba a ser mi primera incursión en esta parte de Europa y mi primera experiencia haciendo glamping. Y, como contaba hace un par de semanas, no volé directamente a Liubliana, sino a Zagreb. Allí me esperaría Vit, un chico checo enamorado de Eslovenia y de la naturaleza, y que me daría algunos de los mejores consejos para descubrir el país.

Tras una hora en coche (o algo así), y tras pasar la frontera, llegamos a BigBerry. Todavía no se había terminado de poner el sol y en la pequeña aldea de Primostek las vacas pastaban tranquilamente. En el río, alguien leía tranquilamente un libro, remojando los pies en el chapoteadero para niños.



¿Sería demasiado tranquilo para mí? Dejé mis cosas en la que sería mi casa durante toda la semana y me fui a curiosear. De fondo, el sonido de algunos pájaros, incluyendo a una cigüeña que al parecer vive en la zona y a la que vi cruzando un par de veces a primerísimas horas de la mañana; el río, bajando lentamente; y alguien caminando por el camino de gravilla. Ni un coche, ni vecinos molestos, ni niños gritando.


Por cierto, en el caso de Big Berry, el glamping no supone subirse a una cabaña en un árbol ni una tienda de campaña en plan Memorias de África, sino disfrutar de una minicasa de unos 34 metros cuadrados, para tí sola (o hasta 6 personas), con tu propio baño, cocina, jacuzzi, porche... y rodeada de naturaleza.




Os enseñaría fotos de la casa por dentro, pero nosotros no éramos de lo más ordenado (mamá ignora esto) y el interior se puede ver con todo lujo de detalles en la página de BigBerry, salvando el detalle de que en la página no aparece el jacuzzi y que nosotros sí contamos con él ;-)

La experiencia también incluye disfrutar cada mañana de los productos frescos y seleccionados de fantásticos productos frescos: yogures, quesos, miel, fruta y podgaca (una especie de pan especiado muy curioso y algo adictivo, típico de la zona). Todo ello de productores locales con los que colabora el glamping y que se caracterizan por ser empresas familiares con producciones pequeñas y sostenibles.


El río se puede nadar y es (quitando el reflejo de los árboles en el agua) transparente. Ya os he contado antes que a mí nadar en ríos me suenan a Jack Wade pescando siluros de 3 metros, aunque aquí lo más grande que hay son las truchas que cenamos en Zupančič (muy ricas, por cierto).

Esto que veis arriba es Croacia, a dos brazadas a nado del camping. No había nadie a la vista, salvo a un señor que se tiró unas cuantas horas pescando un día y un grupo de chavales que fueron a nadar allí el viernes.



Al cabo de un rato empezaba la actividad: nos invitan a una cata de vinos de Bela Krajina aquí cerca. Nos subimos al coche de BigBerry y nos fuimos a los viñedos de Suklje, donde conocimos a una marca que está renovando los típicos vinos de Bela Krajina con una perspectiva internacional. Pero eso ya os lo contaré más adelante.



Y así empezaba una semana cargada de cosas que hacer. Esto es todo lo que dio de sí una semana en Eslovenia desde BigBerry:
  • Cuevas de Postojna y Castillo de Predjama
  • Visita al lago Bled y castillo 
  • Visita a Liubliana
  • Cata de vinos, aceites, miel, chocolates y licores
  • Metlika, museos y senderismo por el parque natural del río Kolpa
  • Degustaciones, cócteles y fiesta en el glamping

Y yo, ¿cómo lo hago? 


Dónde: BigBerry, que abre sus puertas este verano 2016 en la orilla eslovena del río Kolpa como iniciativa pionera en la zona e involucrando a los productores y empresas locales en el proyecto.

Por qué: Porque, reconozcámoslo, algunos ya no estamos para dormir en el suelo, aunque nos guste levantarnos en medio de la naturaleza y desconectados del mundanal ruido. Y porque visitar Eslovenia sin acercarse a sus ríos y lagos debería estar prohibido por Decreto-Ley.

Para quién: Para los que quieren descubrir los bosques y viñedos de Eslovenia, para los amantes de los deportes al aire libre y para los que quieren huir de la rutina, con todas las comodidades de un pequeño apartamento al que llegar después de pasar el día de un lado a otro.

Qué me llevo: Bañador, por supuesto, ropa para caminar y algo para salir a cenar o de excursión; muchas ganas de probar productos nuevos y vinos diferentes; cámara y gadgets (por si no quieres desconectar del todo, hay wifi y mucho sitio y tiempo para leer tranquilamente). Ya si lo metes en maleta o mochila es cosa tuya. El saco de dormir, no lo necesitas.

Cuándo: Primavera, verano y otoño son meses fantásticos para descubrir esta zona de Eslovenia. Muchas actividades en torno a la cosecha, el festival de folklore de Crnomelj, actividades en el río, paseos por el parque natural y excursiones por todo el país.

Transporte: Hay trenes y autobuses desde Liubliana a Metlika, Novo Mesto y Cronmelj, muy cerca del glamping. También te pueden recoger en Zagreb. Todo depende de tu agenda. Si lo que quieres es descubrir la zona a fondo y tener más libertad de movimientos, te recomiendo que alquiles un coche, aunque hay multitud de actividades y cosas que hacer si prefieres quedarte en la zona.
Leticia Perez
0 Comments
Share This Post :

You Might Also Like

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tu comentario o tu pregunta, intentaré responderla lo antes posible (la publicación no es automática). Para consultas urgentes usa la opción de menú "Contacta Conmigo".

[name=Leticia Perez] [img=https://trucosviajeros.files.wordpress.com/2013/02/trucosviajeros.png?w=100&h=100] [description=Blogger de Viajes y Consultora de Marketing. Una viajera independiente que, de vez en cuando, viaja con amigos, familia y mucha otra gente interesante. ] (facebook=http://www.facebook.com/trucosviajeros) (twitter=http://www.twitter.com/trucosviajeros) (instagram=http://www.instagram.com/trucosviajeros) (pinterest=http://www.pinterest.com/trucosviajeros)

Follow @trucosviajeros